DIABETES Y SUS SÍNTOMAS

La diabetes y sus síntomas, es muy importante que aprendamos a identificar como se comporta nuestro cuerpo cuando tenemos la enfermedad y a través del lenguaje de nuestro cuerpo poder darle lo que necesita.

 diabetes y sus síntomas

La diabetes, pre diabetes o diabetes gestacional , presentan síntomas que valora el profesional en la medicina. Estas enfermedades son diagnósticadas cuando por medio de un examen de sangre el médico establece que nuestros niveles de azúcar o glucosa en la sangre están superando los parámetros normales establecidos. (Únicamente el médico valorará esto) .

Tu páncreas tiene la importante función de conservar los niveles adecuados de azúcar en tu sangre, para conseguirlo este produce una hormona llamada insulina, cuya función es ayudar a que las células utilicen el azúcar que ingerimos para generar energía. Cuando presentamos deficiencia de insulina o fallas en su calidad es cuando se presentan los niveles elevados de glucosa en la sangre, no se sintetiza, y no llega adecuadamente a las células llevando a tener baja energía  en tejidos y músculos evitando que estos tengan  un correcto desempeño.

La definición de diabetes según la fundación para la diabetes, nos dice que “La diabetes mellitus son un grupo de enfermedades metabólicas caracterizadas por niveles de azúcar (glucosa) en sangre elevados”.

SÍNTOMAS DE LA DIABETES

Como nos dice la definición de diabetes el azúcar en la sangre se eleva y esto como consecuencia trae alteraciones en nuestro cuerpo que son nada bien venidas tales como:

  • Aumento de la sed y de las ganas de orinar.

Te aumenta la sed porque se presenta un aumento de azúcar en tu sangre y tu cuerpo  te pide agua esto para eliminar a través de la orina el azúcar en la sangre que los riñones trabajando excesivamente no pueden procesar, por esto se aumentan tus ganas de orinar.

  • Aumento del apetito.

Esto se da porque la glucosa o azúcar no entra en tus células, y al cerebro no llega información de saciedad por tanto este emite señal de hambre

  • Fatiga.
  • Visión borrosa.
  • Entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies.
  • úlceras que no cicatrizan.
  • Pérdida de peso sin razón aparente.
  • Infecciones en la piel, las encías o en la vejiga.
  • La heridas pueden tardar en sanar.
  • Los niños no juegan como lo hacían habitualmente.
  • Somnolencia

Ante cualquier duda con tu salud, consulta con tu médico.

Política de cookies

Política de privacidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *